julio 20, 2020

¡YO NO CREO EN LOS ARREPENTIDOS!




“El hombre es tan responsable de sus actos como de sus decisiones”.

Cuando se defiende el libre albedrío, le estamos dando la responsabilidad al individuo de actuar bajo su individualidad y libertad, tomando sus propias decisiones reflexionando  sobre las consecuencias y efectos que ellas puedan tener. 

Las elecciones que tomam cada ciudadano, deben de ser en un estado consciente acompañado con su criterio moral y ético en el cual ha sido educado, aquí influye la ideología, la religión, el conocimiento y hasta sus ambiciones.

El hombre tiene el derecho de arrepentirse de sus actos o decisiones cuando han sido tomadas de una manera errada, decisiones muchas veces influenciadas por la pasión, la cólera, la envidia, la esperanza , el fanatismo o la locura que llaman amor.

Pero hay arrepentimientos que no tienen perdón por la justicia terrenal por el daño causado por la decisión tomada por el individuo. La mayoría de actos cometidos o elaborados por el responsable del hecho siempre son aprobados por su propia conciencia y en el momento del accionar, estos actos siempre lo verán como algo positivo para su propio bienestar.

¡Yo no creo en los arrepentidos!  Y no creo por muchas razones y una de ellas es porque cuando el hombre actúa está un noventa porciento consciente del paso que va a dar, entre las decisiones que toma el ciudadano está el trabajar, el estudiar, el casarse, pero la más importante es la de elegir a sus gobernantes ya que esta elección termina afectando a toda una sociedad.
El ciudadano cuando vota por un candidato por lo general lo elige por sus promesas más no por un verdadero plan de gobierno, promesas que le habla de una mejor calidad de vida, en donde siempre están involucrados programas socialistas.

Cuando un votante se arrepiente de su elección lo hace es por el personaje y no por el programa o sentimiento socialista que tuviese el político, es por eso que yo no creo en esas personas que dicen estar arrepentidas de haber votado por el politiquero, caudillista, corrupto o embustero; ya que están defraudadas porque las dádivas no le complacieron o porque al rico no le quitaron lo suficiente para ellas dejaran de trabajar.

Quiénes votan por socialistas nunca se arrepienten, ellos sólo cambian de sombra y siempre  buscarán al mejor postor ya que su sentimiento socialista nunca lo abandonan, estos votantes como buenos oportunistas volverán a elegir a quién le ofrezca igualdad, amor, paz, educación, salud gratis y sobre todo la distribución equitativa de las ganancias.  

Yo no creo en los arrepentidos y mucho menos si son socialistas, no caigamos en el engaño de los políticos como en los electores que hablan de un socialismo bueno, de los que dicen que esta vez lo harán mejor o que es tiempo de recapacitar.
Los países que han sido gobernados o están siendo dirigidos por socialistas es difícil que salgan de su miseria mental debido a que el cuento de la explotación obrera, el hambre culpa de la oligarquía seguirá carcomiendo el pequeño cerebro del que ve en el socialismo la soluciones a los problemas del famoso colectivo.

Para cambiar la dirección de un país políticamente hay que elegir a personas que nunca han tenido ideas socialistas ni que  hayan convivido con sistemas de esa calaña, los países crecen es por la buena elección de sus ciudadanos y por la gerencia capitalista que tengan sus gobernantes.

A los que quieren un cambio de sistema o de gobierno tengan mucho cuidado con los que aspiran gobernar o de los que se dicen estar arrepentidos, el jugador de futbol americano George Halas quien fue icono de los Chicagos Bears nos dejó estas sabias palabras… “Nadie que haya dado lo mejor de sí se ha arrepentido”.
El mundo esta pasando por momentos muy duros y necesita de cambios reales, cambios que deben ir de la mano de líderes que crean en la libertad individual y en la propiedad privada.

“Cuídate del arrepentido, porque por lo general siempre vuelve actuar de la misma manera”.






3 comentarios:

doc.mimo dijo...

Somos impredecibles y circunstanciales. Pienso que, por eso nos equivocamos y arrepentimos tantas veces; en otras tantas ocasiones, tenemos Sorpresas agradables y logramos mas de lo que esperabamos.

@lfcr81 dijo...

Los errores en la política se pagan muy caro, al igual que las deudas.

@lfcr81 dijo...

Las deudas y los errores en la política se pagan muy caro.